Un hermoso poema para la bandera

Bandera tejida de Miguel Angel Ortiz

“No me gusta que nos acordemos de la bandera solo en los mundiales”

Miguel Ángel Ortiz, periodista y poeta, relató a LU4 el significado del Día de la bandera y el poema que al símbolo patrio.

“Este poema lo escribí en 2016 y como docente me tocaban los actos del colegio en el oeste de la provincia de Córdoba, un día hice el discurso y me terminó saliendo el poema”, recordó.
“Una colega me había dicho que la primera de Manuel Bandera era tejida, pero leí que no fue así, aunque me gustó la idea de lo tejido y por una mujer; desarrollando la idea de lo tejido punto por punto entre todos”, agregó.

 

El poema por su autor

Luego señaló que “Estamos en tiempo de globalización donde parece que la Patria fuera un concepto antiguo o un concepto dirigido por cierta ideología que en algún momento tuvo nuestro país. Es verdad que la cultura global no se compadece de las fronteras y eso en parte es bueno, pero no me gusta que nos acordemos de la bandera solo en los mundiales o que nos terminemos peleando entre hermanos”.
Ortiz explicó que “La bandera nace en el los tiempos de guerra para no matarse entre hermanos y del mismo bando, por eso embanderarse significa el concepto de somos y estamos juntos con una misma esencia. Por más que estoy en contra de la guerra, el concepto de Patria me sigue pareciendo importante y vital para la unión de los argentinos”.
Finalmente señaló que “Mi bandera personal es la difusión de la lectura, de la poesía y con una opción con lo que es lo local y regional, incluyendo la cuestión de género y los derechos de la mujer”.

El poema por Maguie Quinteros

 

UNA BANDERA TEJIDA

Cómo podría tejer una bandera
una mujer que no fuera la patria?
Yo imagino las manos en la danza
prestidigitadora de los hilos,
Pero imagino antes las resinas
tiñendo los vellones necesarios,
que buscaban un color como del cielo
que fundara un país desde el Rosario.
Cómo habrán sido esas manos de hembra fértil
como la tierra preñada de las pampas,
o como el surco seminal de aquellos ríos
que aun cruzan el país como milagros,
y que sembraban la mies y la esperanza
en los de siempre y los recién llegados.

Entonces todo estaba por hacerse,
con la vida o con la muerte, con las manos.

Hacía falta una bandera
para saber quiénes somos cuando somos.
Así, plural, no con un yo, sino con un nosotros.
una bandera que grite quiénes somos,
para no herir al hermano en la batalla,
porque mi sangre mana de su herida
Y no lo supe, por culpa de un canalla.

Una bandera azul celeste, y blanca,
para gritar libertad lanzando espuma
del alma animal de los caballos,
del corazón en la furia del patriota,
del alma comunal de los humanos!

Cómo habrán sido los ojos de Belgrano
al ver la bandera libertaria,
qué le habrán dicho a la dueña de las manos
que tejieron los colores de la Patria?
No lo sabemos, la historia no lo dice,
Pero hoy tenemos los colores del hermano,
ese que no reconocemos en la lucha,
porque nos confundieron los villanos,
porque vuelven los chocos miserables
con esos falsos colores que alquilamos.
Por eso necesito una bandera
tejida punto a punto, mano a mano,
sintiendo cada instante de la patria
en el pulso maestro de las manos.

Una bandera tejida que nos una
y que funde los sudores y los años.
Para que nos enseñe que es de a poco…
La Patria verdadera es con las manos!
La tierra de los padres,
la fraterna casa grande es hecha a mano.
Esa que no es mejor ni peor,
pero es la nuestra,
aquella que hemos hecho con abrazos.

Hoy sigue haciendo falta una bandera
Porque a veces no sabemos quiénes somos,
y herimos al hermano en la batalla,
y es nuestra sangre la que entonces mana.
Una bandera que nos de paz mañana
-con aroma a raíces de los padres
porque la tierra de ellos es la casa-
Una bandera tejida con las manos
de esa mujer que se llamaba Patria.

Miguel Angel Ortiz

 

Comments are closed.

Escribinos 💬
Escribinos
Hola! Envianos tu mensaje, en LaPostaComodorense queremos leerte
Powered by