Segunda jornada del juicio por el homicidio de Eliana Epulef

0

Hoy por la mañana se desarrolló en la sala de audiencias mayor de la Oficina Judicial la segunda jornada del juicio por el hecho acontecido el pasado 15 de marzo de 2010, que tiene como imputado a Celestino Damián Vera y como víctima a Eliana Epulef. En la jornada pudo escucharse las declaraciones de los tres hermanos de la víctima, de los médicos forenses y de peritos en criminología.

El primer testimonio correspondió a Oscar Licciardi, médico forense quién analizó la historia clínica del imputado referida a una herida cortante en una de su manos. Se refirió también al examen mental que le practicara a Vera, concluyendo que «sabe distinguir entre el bien y el mal, comprende la criminalidad de sus actos y tiene capacidad para delinquir».

Luego se escuchó el testimonio de Nadia Epulef, hermana de la víctima y ex novia del imputado, quién se refirió aquella madrugada «él llego a mi casa llamándome, yo estaba durmiendo, estaba prepotente y le digo que se valla». Mencionó un problema con un celular, y que la amenazó a ella y su padre con un arma. Ella entra a la casa y sale al patio su hermana Eliana pensando que con los tiros que se escuchaban había herido a su padre. Luego sale al patio y ve a su hermana tirada herida. Nadia sabía que el imputado tenía armas de fuego y practicaba. Tenía una 9 mm., una tala 22 largo y un 38 afirmó. Vera le contó a ella que le había disparado a Walter Mansilla en las piernas, también solía portar dos armas de fuego en su cintura recordó.

Seguidamente se escuchó a Calixto González, médico forense, quién practicó la autopsia a la víctima quién recibió un impacto de bala con orificio de entrada y sin orificio de salida. La bala ingresó en el abdomen a la altura del hígado, continúa por el lóbulo hepático y se aloja finalmente en la columna vertebral. En el trayecto lesiona la vena cava produciéndose el óbito a los pocos minutos por una hemorragia general, indicó. La distancia del disparo entendió que era de más de dos metros de acuerdo a su experiencia porque no había tatuaje.

Finalmente se escuchó el relato de los otros hermanos de la víctima, Johana y Hugo Epulef. La versión de Hugo coincidió en todo con la declaración de su padre del día anterior, y luego los licenciados en criminalística Marcos Ghiberto y Cristian Ansaldo quién destacó dos posibles ubicaciones del tirador en el patio externo o interno. Si era en el patio interno tenía que tener el agresor una altura considerable; y si era externo tenía que estar parado sobre algo cercano al portón. Las vainas secuestradas eran 9mm.  Para la jornada del jueves se espera terminar con la recepción de la prueba testimonial.

Escribe una respuesta

Your email address will not be published.

Escribinos 💬
Escribinos
Hola! Envianos tu mensaje, en LaPostaComodorense queremos leerte
Powered by