Padres piden explicaciones en la Escuela 39

Reclaman seguridad y la reposición en el cargo de la directora Claudia Aguilar

 

Un grupo de padres se hizo presente en la escuela 39, Sargento Cabral para pedir explicaciones sobre la situación del edificio educativo, que finalmente y de manera preventiva fue clausurado por la justicia, por las dudas que existen sobre el funcionamiento correcto de la red de gas.

 

 

Los padres, exigen respuestas, seguridad y la reposición en el cargo de la directora, Claudia Aguilar, que fue removida por el ministerio de Educación luego de suspender actividades por los riesgos que existían ante la posibilidad de pérdida de gas.

Los padres, en su nota, señalan que el 9 de mayo en varios medios se informó sobre la finalización de las tareas de refacción, que posibilitaban el regreso a las auldas. » Todo una mentira evidentemente, pero ningún responsable de Obras Públicas, ni el Ministerio de Infraestructura, ni el Ministerio de Educación, ni Supervisión ni Camuzzi, nos pueden mostrar una acta, nota o algo, que asegure que hoy el colegio está en condiciones de uso», señalan.

«De Mayo a Julio, seguimos los padres preguntándonos porqué no empezábamos la presencialidad. Las distintas disposiciones por Covid, retrasaron una parte, y otra, los problemas de infraestructura que se seguían tratando de solucionar. Pero en Julio hubo un hecho que alarmó a todos y sacó a la luz otras deficiencias.

El día 08 de Julio, una pérdida de gas en un aula (aula 7) provocó la intoxicación de una alumna y de una docente. Dos días antes, habían estado en la escuela, personal de Camuzzi ante los reiterados pedidos hechos por  la Sra. Directora, Claudia Aguilar, quien venía informando ésto a las autoridades correspondientes y exigiendo la urgente reparación de toda la cañería de gas. Pero lo más fácil, cuando esto salió a la luz, fue correrla de su cargo», reprochan.

Transcurrido el receso invernal, y pese a que los padres «ya habíamos firmado solicitudes exigiendo su urgente reincorporación y los correspondientes arreglos edilicios, nos comunicaron que ponían a otra persona al frente de la institución. Bueno, en realidad no nos comunicaron, nos enteramos todos de casualidad. El día Lunes 26 de Julio nos envían por Classroom las burbujas, por lo que dedujimos que se iniciaba la presencialidad en el colegio. Pero cuando empezamos a preguntar si el mismo ya había sido reparado, no obtuvimos respuesta alguna», agregan.

De inmediato aseguran que por lo que pudieron averiguar «no existe a la fecha documento firmado por autoridad alguna que nos garantice que se ha resuelto la pérdida. Incluso peor, nos enteramos que se sacó el medidor de gas.

Sabíamos ya que salió en todos los canales y medios de comunicación, que a raíz de un amparo presentado por la Directora, la justicia ordinaria dispuso clausurar preventivamente la institución. Al día de hoy, desconocemos si esa clausura ha sido levantada o no, ya que ningún directivo nos da respuesta.

Nos indicaron que deben hacerse pruebas de hermeticidad y de estanqueidad, para asegurar el buen funcionamiento del gas. Desconocemos si se han realizado las mismas, por parte de quién, y cuáles fueron los resultados. No obtuvimos respuesta alguna por parte del equipo Directivo, ni comunicación oficial.

Quién nos garantiza que nuestros niños no se intoxiquen? ¿Están esperando que ocurra una tragedia como ya ha sucedido en otros establecimientos?», se preguntan.

Finalmente, en su escrito, los padres aseguran que «no nos sentimos seguros de enviar a nuestros hijos al colegio. No vamos a esperar a que ocurra una tragedia. No van a jugar con la vida de nuestros hijos.

Exigimos a las autoridades correspondientes que nos muestren (y demuestren) que el colegio está apto. Mientras tanto y hasta que ello suceda, seguiremos defendiendo el derecho de nuestros hijos a una educación y un lugar acorde para ello», concluyeron.

 

Comments are closed.

Escribinos 💬
Escribinos
Hola! Envianos tu mensaje, en LaPostaComodorense queremos leerte
Powered by