Nirvana y el desarrollo de Chubut

(Juan Patterson) Cuando uno escribe en el buscador de Google la palabra “Nirvana”, inmediatamente el popular motor de búsqueda nos remite a la banda de grunge, sugiriendo a la vez varios videos con la imagen de Kurt, siendo los tres primeros “Smells like teen spirit”, “The man who sold the world” y “About a Girl”. Claramente se trata de fantásticas canciones, de esas que uno no se cansa de escuchar una y otra vez.

Kurt siempre insistió en que sus canciones no tenían un sentido en particular, un significado; sin embargo no pocos han opinado que  “Smells like teen spirit” es una crítica al conformismo de la generación x. Mientras que  “The man who sold the world” (compuesta por David Bowie), relata el encuentro introspectivo de un hombre consigo mismo luego de que ha sacrificado todo por su ambición de fama, poder, y reconocimiento público.

Curiosamente, también el Nirvana, para los hindúes y budistas, constituye algo así como un estado que se alcanzaría con algo de meditación e iluminación espiritual, por el cual quien realizara dichas prácticas espirituales se vería liberado de deseos, del ciclo de las reencarnaciones, la conciencia individual y tal vez lo más importante, del sufrimiento.

¿Que tiene que ver Chubut con la banda de Kurt o con ese estado trascendental?… pareciera que estoy forzando demasiado el termino para adecuarlo al Karma que padecemos hoy dia los chubutenses.

Sin embargo, en 1969, seguramente no pensando en los chubutenses, Harold Demsetz escribió “Information and Efficiency: Another Viewpoint”, en donde enunciaba que:

“La visión que ahora invade gran parte de la política pública presenta implícitamente las opciones relevantes como si fuesen entre una norma ideal y un arreglo institucional existente imperfecto. Este enfoque nirvana difiere considerablemente del enfoque comparativo en el que la elección relevante es entre alternativas institucionales reales”.

Precisamente en “Information and Efficiency…” acuña el término de “La falacia del Nirvana” para referirse al error lógico consistente en comparar situaciones reales contra situaciones utópicas, irrealizables e idealizadas. Se trata de un razonamiento incorrecto que dada su apariencia de corrección pretende persuadirnos de una premisa errónea que considera al Estado como una entidad infalible que puede corregir los resultados que espontáneamente el mercado arroja. Esta concepción, empero, es utópica, idealizada, irreal.

Resumiendo, la falacia consiste en comparar la realidad con lo que quisiéramos fuese ésta, con un mundo ideal. Siempre se apela a las fallas de mercado, ¿y las del Estado?.

En Chubut, en especial en materia económica, la falacia del Nirvana ha sido y es quizás la principal estrategia para justificar el crecimiento desproporcionado del Estado/Gobierno por sobre el Estado/Sector privado.

Hoy Chubut se halla inmersa en una crisis fenomenal, pero alguien se ha preguntado si ¿la crisis es solo Institucional (el Gobierno) o tiene raíces más profundas?. Todos coinciden en asumir que  la “Provincia” está en crisis, y sin embargo es el Gobierno el que está en problemas. Ahora, ¿por qué esto representa el fin del mundo para prácticamente todo el norte de Chubut y algunas otras localidades, y no es más que una ligera tormenta para las regiones y localidades donde la actividad privada tiene mayor grado de desarrollo relativo?.

Para entender la foto de hoy, previamente debemos considerar que el subdesarrollo se manifiesta, generalmente, mediante diversas pautas económicas que son: bajo ingreso real per cápita, escasez de capital, limitado desarrollo técnico, abundancia de recursos naturales no utilizados y poco desarrollo industrial. Chubut cumple todos los requisitos.

El sector público, el Gobierno de Chubut, ha abandonado hace tiempo su rol de promotor del crecimiento industrial, de fomento a la formación de capital incentivando el ahorro y la inversión, ha renunciado a incentivar el desarrollo del sector privado. Se ha limitado a controlar, recaudar, subsidiar, y… emplear. Sin embargo, como decía un Economista a quien admiro, “Mire en Economía Ud puede hacer lo que quiera, lo que no podrá nunca es evitar las consecuencias de ello”. Esta afirmación es válida no solo en materia de decisiones económicas sino en todos los ámbitos de la vida, en particular en el de la toma de decisiones el sector público.

Una costumbre que hemos adoptado los chubutenses es la de promulgar una ley por cada problema que se nos presenta, de ese modo que nuestras leyes son algo así como las ideas felices a las que aplicándoles un poco de polvo de hadas, la economía provincial podría salir adelante, volando hacia el nunca jamás del progreso y el bienestar. El problema es que nadie parece tener ese mágico polvillo.

Como ejemplo, vale citar que hay 22 leyes vigentes destinadas a incentivar la actividad privada; de modo que pollos, cabras, vino, software, energías alternativas, inversores de todo tipo, arboles, y acuicultura, además de industrias, y PyMEs en general encuentran en Chubut, un marco de promoción que facilitaría su instalación y crecimiento. Y sin embargo, ríos y ríos de tinta mediante, a la luz de lo que se vive hoy, ninguna fue implementada, al menos no con éxito. Veamos a continuación indicadores de esto que afirmo.

Dos provincias

Hoy hay dos provincias, una en la que el sector privado es muy dinámico, liderada por Comodoro Rivadavia y Puerto Madryn y las zonas de influencia y el resto donde la iniciativa privada es prácticamente nula en términos reales. Tal es así que si detraemos la influencia del sector público en todo el norte de Chubut (salvo Madryn), la actividad privada debería crecer 15 a 20 veces para empatar la riqueza que aporta la región de la Comarca Senguer San Jorge + Madryn.

Otro indicador de que hay problemas de fondo es que la tasa de crecimiento poblacional de Chubut ha caído casi un 50%, desde el prometedor 35% del inicio de la democracia al famélico 18% que registrará el próximo censo 2020. No obstante, serán los departamentos de Escalante, Biedma y Sarmiento, los que experimenten un crecimiento superior a la media. Curiosamente son aquellos donde la actividad privada es mucho más importante que la estatal. Esto, provocará que precisamente aquellas regiones que han abrazado la “Falacia del Nirvana” verán menguados los recursos fiscales, de los que dependen casi exclusivamente.

Veamos otro indicador, la actividad privada emplea unos 94.000 trabajadores en Chubut, mientras que unas 102.000 personas se encuentran en el sector público provincial y municipal en planta, contratados, o son agentes pasivos. Esto da una idea cabal de por qué, el problema de una Institución, el Gobierno, impacta tan significativamente en algunas regiones.

El último indicador es que el territorio Chubutense está prácticamente vacío, si distribuyéramos de manera uniforme la población en los 224.686km2 que abarca, encontramos 1 habitante cada 37 cuadras (manzanas, hectáreas). Si sacamos la misma proporción en el polígono imaginario de la meseta central, hallaríamos 1 habitante cada 900 hectareas.

Chubut hace bastante tiempo ha hecho de la “Falacia del Nirvana” una regla a la que ajusta el comportamiento de prácticamente todo.

Curiosamente, “Smells like teen spirit” dice en un momento “soy peor en lo que mejor hago/Y por este regalo me siento bendecido” y más curiosamente concluye con un mantra “Una negación, una negación, una negación, una negación, una negación /Una negación, una negación, una negación, una negación”.

Tal vez sea tiempo de dejar de recitar ese mantra, abrir los ojos, y darnos cuenta de que lo que Chubut necesita para salir de esta crisis es más inversión privada, más actividad privada genuina (aquella que no se genera a partir de la venta de bienes y servicios al Gobierno o a sus empleados) que genere riqueza real y asegure un crecimiento sostenible siendo mejores en lo que mejor hacemos, aprovechando la riqueza natural con la que hemos sido bendecidos.

Tal vez sea tiempo de que el Estado/Gobierno, empiece a generar los incentivos para que el Estado/Sector privado invierta y sea más atractivo para un Chubutense ser emprendedor que empleado público.

Escribinos 💬
Escribinos
Hola! Envianos tu mensaje, en LaPostaComodorense queremos leerte
Powered by