El presidente aseguró que el juicio no cuidó «formas mínimas» del debido proceso

El presidente, Alberto Fernández, dijo el martes que el juicio que condenó a su vicepresidenta, Cristina Fernández, a seis años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos no cuidó las formas mínimas del debido proceso penal.

«Hoy no puedo dejar de conmoverme por la sentencia condenatoria a Cristina Fernández. Es el resultado de un juicio en el que no se cuidaron las formas mínimas del debido proceso. En el que se violó el principio de no juzgar dos veces un mismo hecho», publicó el mandatario en su cuenta de Twitter.

El presidente argentino amplió: «(un juicio) en el que no se explica cómo puede administrar fraudulentamente quien no tiene capacidad de disponer y decidir en licitaciones públicas. Alguna vez enseñó Carrara que cuando la política se mete en los tribunales la justicia se escapa por la ventana. Eso ha pasado en este caso».

«La suerte estaba echada desde el comienzo y tan solo hizo falta un simulacro de juicio que inició uno de los jueces que disfrutó del viaje pagado por el Grupo Clarín (el principal conglomerado de medios de comunicación)», completó.

En este veredicto histórico, que por primera vez condena a una vicepresidenta en el ejercicio de su cargo, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal n°2 de la ciudad de Buenos Aires sentenció a Fernández a una pena de seis años de prisión, además de dictar su inhabilitación especial perpetua para acceder a cargos públicos por el delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública.

FUNDAMENTOS

Al justificar su fallo, los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso, señalaron que hubo «una extraordinaria maniobra fraudulenta que perjudicó los intereses pecuniarios de la administración pública nacional» y que la vicepresidenta tuvo «un interés manifiesto sobre el plan criminal».

Según los magistrados, hubo evidencia de que «las obras viales licitadas en esa provincia (Santa Cruz) fueron sistemáticamente adjudicadas a un grupo de empresas vinculadas al imputado Lázaro Antonio Báez», también condenado a seis años de reclusión.

«De haberse cumplido con la observancia de las normas vinculadas con la actividad (…) el ambicioso plan de obra vial pensado para la jurisdicción hubiera podido ejecutarse con la participación de otras empresas», señalaron los jueces.

El juicio, por el que pasaron más de un centenar de testigos durante los tres años y medio que tuvo de duración, tenía once acusados más.

Todos ellos recibieron penas de prisión que oscilan entre los tres años y seis meses y los seis años de reclusión por el delito de administración fraudulenta, pero no por el de asociación ilícita, que también impulsaban los fiscales.

Fernández enfrentaba un pedido de condena de 12 años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio de cargos públicos por los delitos de asociación ilícita y defraudación, a pedido de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola, por considerar que direccionó 51 proyectos de obra pública en favor de Báez. (Sputnik)

Comments are closed.